Enfrentamiento de La Habana frente a la pandemia de la COVID-19

image_print

Las medidas implementadas en la capital para enfrentar la nueva fase de transmisión autóctona limitada, así como la creación de nuevos centros de aislamiento, el acondicionamiento de estas instalaciones y la importancia de cumplir con las medidas higiénicas-sanitarias fueron temas centrales en la Mesa Redonda

El espacio televisivo contó con la comparecencia en vivo de Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana, Julio A. Martínez Roque, coordinador Programas de Alimentos y Distribución, Tatiana Viera Hernández, coordinadora de Programas de Educación, Cultura, Deportes y Ciencias y la  Dra. Yadira Olivera Nodarse, subdirectora Provincial de Salud.

Los eventos abiertos en la capital se concentran en cinco municipios

Foto/Roberto Garaicoa

La Dra. Yadira Olivera Nodarse, subdirectora Provincial de Salud y directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología en La Habana, comenzó su intervención refiriéndose al seguimiento a los eventos que están abiertos en la capital.

“Hoy en La Habana se reporta un número considerable de casos (47), se ve la dispersión, pero más hacia el centro de la ciudad y con mayor movilidad donde hay mayor concentración de personas”, apuntó.

En la capital se trabaja en siete eventos que han tenido más de 10 casos. Para ello se implementan medidas desde la restricción diaria, pesquisa clínica y de laboratorio, hasta el análisis crítico en el Consejo de Defensa.

Hoy, los eventos tienen una tendencia al control, con excepción del de Puentes Grandes, que aún quedan elementos por estudiar.

Estos se concentran en cinco municipios: Habana del Este, La Lisa, Playa, Marianao y Plaza de la Revolución. Así se le da seguimiento, y la provincia tiene además 193 controles de focos, los cuales poseen una fiscalización ante cada situación.

“Y lo más importante es que se confirme la fuente de infección de todos los casos. Nosotros hoy hemos trabajado y al cierre del día de ayer en los de estos 15 días, y aún quedan 12 sin conocer su procedencia”, dijo.

Igualmente Olivera explicó que en la reunión técnica efectuada en La Habana se une cada historia epidemiológica, pues esa ciudad hay que trabajarla como un solo municipio debido a su movilidad.

“Hemos visto que los casos que se dan en una institución trasciende a la comunidad y nos crea un evento comunitario también. Por ello empezamos a detectar el número de contactos, aseguramos el aislamiento de estos tanto de sospechosos como confirmados en los centros que ha preparado la capital”.

Agregó que en el incremento de los casos, debido al descuido de las medidas de protección, ha existido tendencia al predominio del sexo femenino sobre el masculino, y de los jóvenes de 19 a 40 años.

La doctora insistió en la importancia de ampliar la capacidad de análisis de test durante esta etapa, en la capital, a fin de lograr una mejor cobertura y posición para el análisis. “Esto es vital para La Habana porque en su complejidad es vital esta pesquisa de laboratorio, con las herramientas epidemiológicas que permitan estratificar a qué universo llegar”.

Así se evalúa un área de salud, consejo popular, municipio o centros laborales, barrios, comunidades vulnerables, zonas de silencios, pero“lo más importante es que donde haya un caso confirmado o sospechoso se realicen correctamente las acciones de control de foco, que permitan llegar hasta el último contacto.

Hoy en La Habana se monitorea el control de foco desde que aparece el primer caso. De esta forma con la conducción de la dirección de la provincia y el Consejo de Defensa se plantean técnicamente las necesidades.

“Tenemos ahora 14 controles de focos, con cinco casos o más. En ellos aplicamos medidas diferentes para que no se haga un evento. Con este fin y para evitar que aumente el número de casos, trabajamos también en 10 controles de focos”, subrayó.

La pesquisa en los cinco municipios de mayores casos está estratificada a los grupos vulnerables, y en estos 15 días se ha producido un incremento de los sintomáticos en el momento del diagnóstico.

Por último, Olivera reiteró el llamado a la población: “Cualquier persona que tenga una sintomatología, debe acudir inmediatamente al servicio de salud, y el sistema lo captará y cumplirá el protocolo.  Esto es trascendental porque el aumento de los casos eleva el número de los pacientes graves. Y hoy aunque no predominan los pacientes mayores de 60, todos esos jóvenes que están enfermos, podrían contagiar a los adultos mayores que hay en sus casas”, dijo.

No me gusta