Cierre del verano en Bellas Artes

Cierre del verano en Bellas Artes

El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) despidió el verano con el cierre del taller Arte, vida y creación, la premiación de un concurso de dibujo y la presentación de la compañía infantil Paso a Paso.

El taller, que contó con la participación de más de 150 niñas, niños y adolescentes entre seis y 18 años, estuvo dedicado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y contó en su cierre con la presencia de Consuelo Vidal, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba (SNU).

Durante cuatro sábados de agosto, chicas, chicos y sus familias, dialogaron acerca de uno de los tópicos más sensibles y relevantes para la salud de la casa común de cerca de 8 000 millones de personas, en una iniciativa conjunta entre el MNBA, el SNU y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

A su vez, imaginaron y pintaron un mundo libre de contaminantes, donde los recursos naturales sean protegidos y cuidados por todas las personas y tuvieron la oportunidad de expresar sus ideas mediante variadas técnicas de las artes plásticas.

Igualmente, en los encuentros con los profesores, pudieron apreciar obras representativas vinculadas a esta temática, presentes en la colección del museo.

Aunque habitualmente en los grupos incluyen a niñas, niños y adolescentes con necesidades educativas especiales, en esta ocasión se incorporaron estudiantes de la escuela especial República Socialista de Vietnam, quienes expresaron su satisfacción por participar en la iniciativa, explicó Glenda Santiago, una de las profesoras.

Esa decisión se adoptó porque, a diferencia de otros grupos asiduos a la institución, se trataba de estudiantes que nunca antes habían visitado el museo, por lo que los martes y jueves de agosto se les organizaron recorridos por las colecciones de los dos edificios que lo integran, el de Arte Cubano y el de Arte Universal, señaló Oramis López, jefa del Departamento de Actividades Educacionales.

Josefina Sosa Rodríguez, tía de Angelina, de 11 años, una de las niñas participantes, y maestra de la escuela República Socialista de Vietnam, consideró maravillosa la iniciativa «porque los niños han podido expresar todo lo que sienten y además han aprovechado su tiempo».

De acuerdo con López, otras novedades de esta edición de verano fue haber mantenido, con similar temática, la virtualidad estrenada en tiempos de pandemia, con el grupo Cuenta conmigo.

Mía Lorena Menéndez Fonseca, de 11 años, fue una de las premiadas. «Fue muy bonito venir al Museo de Bellas Artes, poder ver todas estas obras tan bonitas y poder dibujar. Yo dibujo bastante y he podido venir a expresar mi arte», declaró y sostuvo que lo haría de nuevo.

«Aprendí mucho, a tener mucha creatividad y que no puedes tener miedo en hacer las cosas, porque el resultado va a quedar súper bien, en dependencia de cuánta creatividad le pongas, así como que cuidar el medio ambiente es muy importante y sin lo cual no podríamos sobrevivir», sostuvo.

Fabiola Leyva Portillo tiene ocho años, dibuja desde niña y se prepara en la Casa de la Cultura de Bauta, donde reside. También premiada en el concurso, le gusta dibujar todo, pero entre todas las cosas, prefiere los paisajes.

Con 17 años, Yan Mora Milán y Marcos López Montalvo son «veteranos» en los talleres, a los que asisten desde los seis años. Sin embargo, dicen no aburrirse y que cada ocasión les aporta algo nuevo y continuarán siempre que puedan hacerlo.

Fuente: Tribuna de La Habana

Actualidad

No me gusta