Manolín regresa a la salsa cubana

Manolín regresa a la salsa cubana

Por: Rafael Lam.

Manuel González, Manolín el médico de la salsa, ya está de nuevo en Cuba, para hacer un pacto con la alegría de la música bailable cubana.

A mediados de la década de 1990 Manolín se colocó en la vanguardia del boom de la salsa con aquellas canciones de pegajosos coros, llenos de gracia, que se incrustan en la mente.

El 21 de abril del 2011 decide regresar a Cuba, intentó conformar una nueva orquesta, pero no se pudo concretar. De esa visita publiqué una entrevista en la que al cantante del Guaso le pregunté: «¿Qué extrañas de Cuba?». Me reveló: «Extraño todo y, por supuesto, mi familia, los mega conciertos que hice, el sol, la vida, Cuba es muchas cosas. Nadie se va del todo de Cuba, Cuba te persigue dónde vayas, como dice Leonardo Padura».

Ahora en estos días retorna con el objetivo de volver a cantar donde mejor puede hacerlo y, para ello ha hecho tres disparos a las cosas materiales: Ha dejado los rascacielos, los Walmart, las Mc Donald, los maquinones, «no me encandilan los Mercedes Benz, las grandes tiendas, el brillo del lujo material, yo soy Manolín en La Habana. Ahora duermo en paz, tranquilo como los dioses. Me levanto sin la angustias de pagar seguros de vida y seguros médicos. Vivo al natural».

El Médico de la salsa es muy unido a su familia, para él lo más importante es esa parentela que lo impulsó en su carrera de Medicina, en sus estudios musicales en la Escuela Nacional de Instructores de Arte.

Su herencia materna le propicio por la vía sanguínea la música guajira con sus controversias que le impregnó de esa creatividad tan usual en el cantor.

Hicimos un aparte para rendirle homenaje a José Luis Cortés:

Su partida me ha dejado en muy malas condiciones. Fue mi impulso, soy lo que soy, inspirado en su obra, en su generosidad. Él fue quien me dijo en 1994: «Ya estás listo para lanzarte con tu propia orquesta», me aportó varios instrumentos y, habló con su empresario de Caribe Production, para que me apoyara en todo. Alabanza para el padre de la timba cubana.

CANCIONES Y ÉXITOS

Manolín grabó en Cuba tres discos: Una aventura loca, Para mi gente, y De buena fe. Su primer éxito fue en 1993, precisamente con Una aventura loca (“Se te ve en la carita que tú eres una loquita”). Un toque de dulzura dentro de la agresividad salsera o timbera.

En julio de 1995 otro cañonazo: “A pagar allá” (tema muy ingenioso, pues los cubanos cuando llaman por teléfono desde larga distancia dicen: «A pagar allá»). En agosto del propio año: “Si te vas conmigo”; en septiembre: “A que me mantengo” (Te fuiste, y si te fuiste perdiste/ Y ahora soy el Rey/ y si te gusta bien y si no también). En diciembre remata con el hit del siglo: “La bola”: (Porque hay que estar arriba de la bola/ arriba de la bola/). Después de éstos del 95, todos los siguientes fueron también éxitos: “La mitad de La Habana”, “Para mi gente”, “Te conozco mascarita”, “Me pase de copas”, “Voy a mí”, “Que fina”, “Todo mi amor es para ella” (dedicado a su mamá), “El que esté que tumbe”, “Romeo y Julieta”, “Pegaíto, pegaíto”, “Yo tengo amigos”, “Somos lo que hay”: (Somos lo que hay/ lo que se vende como pan caliente/ lo que prefiere y pide la gente/ lo que se agota en el mercado/ lo que se escucha en todos lados/ somos lo máximo…Y unos dicen que somos la paz/ otros dicen que somos la guerra/ ay mami dime lo que piensas tú/ y no te lleves por las malas lenguas). Esa es la salsa pensante o salsa inteligente, usando palabras de los trovadores.

Manolín está ensayando con su nueva banda, siempre con músicos muy jóvenes, los que saben experimentar y crear. Estuve en uno de sus ensayos y ya tiene una serie de nuevos temas muy atractivos, en la línea de los estribillos subliminales. Me entona una de sus nuevas creaciones y me dice: «No lo comentes,/ esto es para tu consumo/».

«Estuve a punto de retirarme de todo esto; pero llegué a mi Habana. Ya se habían despedido: Revé, Formell, Adalberto y José Luis Cortés,  y me di cuenta que hay que emprender una nueva cruzada por el baile popular. La alegría hace falta, la música que alegra a los bailadores, hace mucho bien. Estoy feliz de estar en mi tierra linda, esto es lo mío», me aseguró Manolín en la despedida. «Te tendré al tanto de mis nuevos pasos».

Facebook    Música

No me gusta