Museo Nacional de la Música en Cuba

Museo Nacional de la Música en Cuba celebra 50 años

El Museo Nacional de la Música en Cuba celebra sus primeros 50 años, en medio de un proceso de reparación que espera concluir este 2021, para abrir sus puertas al público.

Mediante su cuenta oficial de Twitter, la entidad compartió imágenes de las nuevas luminarias y la fachada del centro, inmerso en un trabajo de inversiones que involucró a conservadores, museólogos, restauradores, artesanos, electricistas, albañiles, entre otros especialistas.

En entrevista a Cubadebate la comunicadora del inmueble, Carmen Rosa Báez, afirmó que «a partir de su reapertura contará con tres edificios, entre los que destaca la casa principal donde están las exposiciones permanentes y temporales junto con el teatro».

El museo incluirá, además, la casa de Julián del Casal, donde radicará el Archivo y Biblioteca y una construcción para impartir talleres y resguardar los fondos que no están en exhibición.

De acuerdo con Báez, estos cinco años de inversión y montaje también permitieron la digitalización y restauración de documentos; así como la labor de formación mediante clases e intercambios.

«Ahora mismo estamos en fase final y proceso de montaje de las exposiciones permanentes», precisó la especialista, quien pronosticó la reapertura oficial en el transcurso de este año.

El Museo Nacional de la Música se fundó el 9 de septiembre de 1971, y luego de reparar sus áreas deterioradas y recolectar partituras e instrumentos musicales, abrió al público en 1981, con un maravilloso universo de piezas.

La imponente estructura, ubicada en La Habana Vieja, alberga partituras originales de ilustres compositores, como: Gonzalo Roig, Alejandro García Caturla y Amadeo Roldán; decenas de instrumentos, casetes, cajas de música, fonógrafos, discos metálicos y de pasta.

También conserva los fondos personales de algunos músicos, entre los que figura la Colección Fernando Ortiz, considerada «la más importante de todas las culturas de antecedentes africanos que llegaron a Cuba».

Entre sus tesoros se encuentra, además, la caja de música que José Martí le obsequió a Carmen Zayas Bazán cuando vivían en Nueva York y la partitura original del Himno Nacional escrita por Perucho Figueredo y dedicada a la hija de un amigo hacendado.

Fuente: Prensa Latina

Patrimonio

No me gusta