Reinauguran Biblioteca Municipal de Plaza

Reinauguran Biblioteca Municipal de Plaza

En el contexto de la 30 Feria Internacional del Libro de La Habana, y a propósito de la celebración este 23 de abril del Día Mundial del Idioma Español, fue reinaugurada recientemente la Biblioteca Municipal de Plaza de la Revolución, que a partir de este momento lleva el nombre de Alejo Carpentier, Premio Cervantes 1977.

Los fondos bibliográficos de la institución, ubicada en la Casa de la Cultura municipal, están ya a disposición de los pobladores de los ocho consejos populares del territorio, que podrán disfrutar de la lectura en su amplia e iluminada sede, y acceder al servicio de préstamo de libros, tanto en la sala principal, como en la dedicada al público infanto-juvenil.

El director municipal de Cultura, Harold Vergara Padrón, anunció que ese será también un espacio para que los premios nacionales de Literatura y otras personalidades del Arte brinden conferencias y clases magistrales, y será la sede del Club de Cinelitura, donde se repasará la historia del vínculo entre el audiovisual y la palabra impresa.

Además de priorizar el trabajo comunitario con niños, jóvenes, y adultos mayores, la institución facilitará el disfrute de la lectura a los débiles visuales, quienes tendrán a su disposición libros impresos y electrónicos (e-books) en braille.

Cuando se concluya la reparación capital de la Casa de la Cultura, situada en la intersección de las calles Calzada y 8, la sala principal de la biblioteca será dotada con 10 computadoras vinculadas en red con instituciones homólogas, y contará con un sistema de climatización conectado a paneles fotovoltaicos, garantizando así su sostenibilidad energética.

Los fondos bibliográficos han sido donados por la Fundación Alejo Carpentier (FAC), presidida por la Dra. Graziella Pogolotti, quien asistió a la reinauguración de la biblioteca y reseñó la historia de ese centro cultural, fundado en mayo de 1942 con el nombre de Biblioteca Pública del Lyceum Lawn Tennis Club.

La destacada intelectual precisó que esa fue la primera biblioteca pública circulante del país, y su reinauguración es un homenaje a la impronta de Alejo Carpentier como promotor cultural, y una continuidad de la Política Cultural de la Revolución, que fomentó el hábito de la lectura desde sus inicios.

En sintonía con ese propósito, el director municipal de Cultura expresó que el trabajo conjunto con la FAC y los consejos provincial y nacional de Casas de Cultura pretende revitalizar la necesidad de leer y de que las políticas públicas nacionales se interconecten con políticas públicas territoriales.

Vergara Padrón también afirmó que la detallista restauración capital de la biblioteca municipal circulante, se inserta en la estrategia de la entidad que dirige para dimensionar la cultura comunitaria a partir de una proyección prospectiva y proactiva, con una mirada gerencial, financiera y empresarial que sea autosustentable.

Fuente: Tribuna de La Habana

Actualidad

No me gusta