Un país que cree porque lee

Un país que cree porque lee

La literatura como patrimonio del pueblo, y no como fenómeno de élites; el libro como depositario de lo mejor de la cultura e instrumento para la liberación; la Revolución como un hecho profundamente cultural. Todo ello quedó demostrado en la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro, que recorrió la Isla en 40 días, de punta a punta, en medio de una situación económica adversa.

La clausura del evento, en el Salón de los Vitrales de la plaza Mayor General Antonio Maceo, de esta ciudad, acogió la presentación, por primera vez fuera de La Habana, de los dos volúmenes del libro Revolución, la obra más hermosa, que recoge discursos, entrevistas y declaraciones del general de ejército Raúl Castro Ruz, la cual estuvo a cargo de Abel Prieto Jiménez, presidente de Casa de las Américas.

El presidente del Instituto Cubano del Libro, Juan Rodríguez Cabrera, dijo que la realización de la Feria, hija genuina de la Revolución y del pensamiento creador del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, no hubiera sido posible en las circunstancias actuales, sin el indiscutible liderazgo del Partido y del Gobierno, cuyas autoridades territoriales estuvieron en la ceremonia, así como el ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau.

Añadió que esa voluntad, junto al esfuerzo de los trabajadores, funcionarios y creadores que intervienen en el sistema editorial cubano, contribuyó a que este evento de masas, dirigido a elevar la cultura de nuestro pueblo, se impusiera a la crisis económica que atraviesa el mundo, al bloqueo económico, comercial y financiero recrudecido por Estados Unidos, y a los efectos de la pandemia.

En un balance parcial del programa cumplido en estas jornadas, Rodríguez Cabrera informó que, gracias a la resistencia creativa del país, pudo disponerse de más de 4 000 títulos y unos cuatro millones de ejemplares para ofertarles a los lectores. En estas jornadas, dijo, fueron vendidos 1 353 285 ejemplares, que superan en 153 305 al evento anterior.

De significativo impacto calificó la asistencia de 2 238 000 visitantes (127 200 más que en la feria precedente), quienes pudieron disfrutar de 5 000 acciones literarias y artísticas; de la presentación de más de 900 novedades, unas 400 conferencias, 200 paneles, 130 premiaciones y homenajes, así como de más de 250 lecturas de poesías, conciertos y exposi­ciones.

Destacó la amplia programación de las 294 librerías del país, y como una muestra de amistad, solidaridad y confianza hacia Cuba, agradeció la asistencia de más de 300 representantes de 35 países, la participación de escritores, expositores, escritores, artistas y funcionarios, y muy en especial, la presencia de la hermana nación de México, como País Invitado de Honor.

Fuente: Granma

Literatura

No me gusta