43 años al servicio de la cultura comunitaria

Autora: Margarita Mejuto Fornos

La legitimación del Sistema de Casas de Cultura en la mayoría de los escenarios comunitarios no ha sido un proceso sencillo; sedimentar una experiencia de trabajo inclusiva y democratizadora requiere no solo de vocación de servicio, sino de un pensamiento y accionar creativo y renovador, articulado  y responsable, que promueva  la protección del patrimonio cultural, los valores identitarios y humanistas, y con ello, la cultura comunitaria, como expresión de enriquecimiento espiritual. 

Durante estos 43 años y en medio de dificultades materiales inmensas, el Sistema de Casas de Cultura ha dado la batalla en torno al fortalecimiento de su gestión institucional, como garantía de una interacción mayor con los intereses y necesidades de la población destinataria, tanto en la labor docente como en las actividades de la programación.

Resulta un desafío permanente la preparación y el desarrollo de capacidades de directivos y especialistas, donde no tenga cabida la improvisación y las miradas asistenciales y sectarias. Las casas de Cultura necesariamente tienen que promover el protagonismo de sus aficionados como actores de transformación sociocultural, donde las trasmisión a las nuevas generaciones de las expresiones del patrimonio cultural, constituyen esencialidad de la labor cotidiana.

No estamos satisfechos, pero sí felices de la historia vivida, y de la contribución realizada al trabajo cultural comunitario, en particular con los grupos y comunidades vulnerables, a partir de la riqueza de sus tradiciones locales.

Felices de haber contado y contar con un movimiento de profesores instructores de Arte, promotores culturales y aficionados, que sencilla y altruistamente forman y transforman la personalidad de niños y jóvenes, no para crear legiones de artistas, sino para desarrollar mujeres y hombres más plenos, capaces de asumir desde cualquier profesión, los valores de la cubanía.

En este nuevo aniversario, el agradecimiento infinito.   

Tomado de Cubarte  




Barrio capitalino San Isidro utiliza WhatsApp en función de potenciar el arte

Autor: Redacción Sancristóbal

Pie de foto: Mural en pared del barrio de San Isidro. Foto: Tomada de Redes Sociales

La plataforma cultural El Arsenal es un espacio de crecimiento para aficionados a las artes plásticas que entran en contacto con diferentes expresiones. Las cuales se expresan desde el popular barrio de San Isidro, en el capitalino municipio de La Habana Vieja.

Este proyecto, de carácter formativo y auspiciado por la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCH), se desarrolla de manera presencial. Recientemente trasladó su habitual escenario de cielo abierto a las redes sociales, para prevenir enfermedades y potenciar el uso de las nuevas tecnologías.

Lesmes La Rosa González, director de la Academia San Alejandro, es el líder fundador de la plataforma. Explicó que desde sus inicios, en noviembre de 2016, las actividades del grupo se enfocan desde cuatro principales áreas: el arte, la pedagogía, el patrimonio y la comunidad.

A ello, dijo, se suman los talleres vocacionales para niños, adultos y personas de la tercera edad. Su objetivo es la iniciación y el acercamiento a las artes visuales. Principalmente a modo de preparación para ingresar a la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, en el caso de los niños.

El arte a través de WhatsApp

Estas acciones, que se realizan con sistematicidad en el barrio de San Isidro, constituyen un fuerte impacto cultural. Pero no solo en esa comunidad de La Habana Vieja, sino más allá de sus fronteras, con evidente participación de aficionados de otras provincias.

Ante la llegada de la Covid-19, el proyecto buscó formas alternativas. Como vía para prevenir esa enfermedad e impartir la docencia de sus talleres sin perder la continuidad de éstos.

El resultado se tradujo en la utilización de la plataforma de mensajería WhatsApp. Como solución novedosa que potencia la inclusión de las nuevas tecnologías como política nacional. 

Con información tomada de CubaSí.cu




Símbolo y leyenda: La Giraldilla

Una estatuilla estilizada se yergue en La Habana, historia, símbolo de la ciudad: La Giraldilla.

Cuenta la tradición que doña Isabel del Bobadilla, esposa de Hernando de Soto, quien luego de tomar posesión de su cargo como capitán general de Cuba, sin perder tiempo, la dejó como gobernadora y se dispuso a afianzar el poder de España en la península de La Florida.

Durante largas horas, por años enteros, esperaba a su esposo en la torre de vigía del Castillo de la Real Fuerza, que por aquel entonces era vivienda del gobernador del país.

La larga espera convirtió a Isabel en un personaje legendario, que oteaba el horizonte e intentaba descubrir, más allá del alcance de su vista, las naves que traerían a su esposo de regreso al hogar.

La Giralda habanera

Cuentan que unos años después de su muerte un artista habanero, de origen canario, Gerónimo Martín Pinzón (1607-1649), se inspiró en aquella mujer que era un símbolo de la fidelidad conyugal y la esperanza y esculpió una figura en su recuerdo.

El gobernador de la ciudad en ese entonces, don Juan Bitrián Viamonte, mandó a fundir la escultura en bronce y colocarla, a modo de veleta, sobre la torre, añadida poco tiempo después al castillo.

El gobernador Bitrián bautizó la veleta con el nombre de Giraldilla, en recuerdo de La Giralda de su ciudad natal, Sevilla. Así, La Giraldilla se convirtió en  símbolo, por sus matices de leyenda y de historia de amor.

La figura es la de una bella muchacha de pie con la Cruz de Calatrava en una de sus manos. En ella se observan rasgos que evocan las facciones de la mujer española, con coincidencias que la convierten en una representación genuina de una ciudad como La Habana.

Puede añadirse que la escultura, con ciento diez centímetros de altura,  muestra la falda recogida sobre una de sus rodillas, sobre el pecho ostenta un medallón con el nombre del escultor y una corona en la cabeza. Su silueta se recorta en lo alto de la fortaleza contra el azul del cielo, y su bronce resplandece con destellos dorados, casi áureos, bajo el sol.

Actualmente no es la original…

Sino una copia realizada con gran rigor estético, pues la verdadera Giraldilla se conserva en el Museo de la Ciudad, por considerarse una de las maravillas de la urbe.

La diminuta figura femenina de bronce desafía el tiempo desde la altura y constituye el más antiguo símbolo de la capital cubana, que cumple 501 años de fundación. Tal parece que otea el horizonte, sin fatigarse por el paso de los siglos, en espera, mientras continúa marcando la dirección de los vientos.




Gitana Tropical, aspiración y conquista

Sin duda, Víctor Manuel García Valdez (1897-1969) marcó con su obra artística en las artes plásticas una época fértil que transcurrió entre 1925 y 1940. Sus dotes fueron desarrolladas por su maestro, Leopoldo Romañach, en la Academia de Bellas Artes San Alejandro, en La Habana; sin embargo, es con las influencias del arte de la vieja Europa que maduran algunos conceptos y preceptos para realizar su obra, pues llega a la clara comprensión de que con las técnicas novedosas puede abordar mejor temas y contenidos de la realidad cubana.

Su obra se identifica con el postmodernismo y es en París donde va creando una colección de paisajes y cabezas de mulatas en las que se aprecia un acercamiento al tema y se muestra la influencia del exotismo manifiesto en París, con el indigenismo que se desarrolla en Latinoamérica. Es en los finales de la década del ´20 en París que nace en el lienzo su cuadro más reconocido, aquel que lo define en su cubanía: una pequeña pintura, plasmada sobre madera y premiada en el Salón de Pintores y Escultores de 1929, representando una muchacha mestiza, de mirada profunda, en mi opinión, teniendo un paisaje como fondo.

Sobresale “Gitana Tropical”, entre otras piezas de su obra, porque escapa de lo imitativo y del folklorismo superficial con que se mostraba la realidad y el entorno nacional en aquella etapa. Constituye un mito de la pintura cubana que marca un antes y un después en su obra y lo inscribe en el parnaso pictórico cubano. Lo cierto es que con ello, Víctor Manuel se cataloga, junto a Carlos Enríquez, Fidelio Ponce y Eduardo Abela, como la primera vanguardia artística cubana del siglo XX y abre un camino a otros jóvenes artistas cubanos que trascienden su propia obra, pero confirman su magisterio en tal sentido.

Por su calidad y simbolismo, quienes velan por el desarrollo de los procesos culturales en la capital cubana, han decidido entregar, como reconocimiento principal, una réplica de esta pieza que constituya inspiración para el quehacer cultural y se convierta en aspiración y conquista al mismo tiempo. Para quienes son nominados a éste, resulta sorprendente el amplio ámbito que se tiene en cuenta para su otorgamiento.

La Dirección Provincial de Cultura de La Habana, desde 1997, hace entrega cada 20 de octubre, por el Día de la Cultura Nacional, del citado reconocimiento para lo cual desarrolla un profundo proceso de trabajo, identificando entre artistas profesionales y aficionados, etnólogos, filósofos, periodistas, sociólogos, proyectos socioculturales comunitarios, gestores y líderes de proyectos, aquellos que pueden ser acreedores por los resultados que se manifiestan cualitativamente en las comunidades, en la transformación del barrio como génesis de la sociedad de hoy; esto resulta novedoso, pues se proyecta sobre un concepto amplio de cultura.

Desde entonces, han sido reconocidas muchas instituciones, así como representativos hombres y mujeres de la cultura en su acepción más amplia. Resaltan nombres como: Silvio Rodríguez, Rosario Cárdenas, Joaquín Borges Triana, el ICAIC, Bobby Carcassés, Consejo Nacional de Casas de Cultura, Proyecto Yeti, Estudios de Grabación Areíto, Lourdes Valdivia, Pedro Martínez Pírez, Orquesta Aragón, Emiliano Sardiñas, Centro Cultural LilÍ Martínez, Proyecto Muraleando, Lizt Alfonso, Alicia Alonso, Chucho Valdés, Alicia Perea, Coro de Cámara Vocal Leo, Grupo Afroamérica, Fernando Rodríguez Sosa, y Margarita Mateo.

Se suman a una larga lista, en la que se incluyen premios nacionales de las artes,  directores artísticos, comparsas tradicionales, líderes comunitarios y miembros relevantes de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y la Asociación Hermanos Saiz, todos ellos espejo de su tiempo y transformadores de nuestra sociedad, en la búsqueda de nuevos logros del arte y la cultura.

Estos motivos, y la belleza en sí de la “Gitana Tropical”, la convierten en premio justo para aquellos que marcan una impronta en la vida cultural de La Habana.




Reconocimientos martianos para personalidades de la cultura cubana

La Sociedad Cultural José Martí otorgó en Cuba su máximo reconocimiento, el premio La Utilidad de la Virtud, al grupo musical Buena Fe, el artista de la plática Jesús Lara, la cantante lírica María Eugenia Barrios, el periodista Pedro Martínez y el cantautor Silvio Rodríguez.
A solo unos días de celebrarse el aniversario 162 del natalicio del Apóstol, el presidente de la institución, Armando Hart, entregó en persona el lauro, además de la distinción Honrar, honra a personalidades e instituciones cubanas de la historia, las artes y el periodismo.
«Para homenajear al Maestro no hace falta pertenecer a la Sociedad Cultural José Martí, hace falta tener conciencia, un corazón lleno de Patria y ganas de seguir echando para adelante», aseveró el director del grupo Buena Fe, Israel Rojas.
Esta banda, con más de 50 mil seguidores en las redes sociales, cuenta con varios premios Cubadisco, el evento de mayor relevancia de la industria discográfica cubana, incluido el de álbum más vendido y mejor disco pop-fusión. En abril de 2014, Buena Fe actuó en la Universidad Autónoma de Toluca, México, en un festival en el cual se le rendía homenaje a Martí, quien además de ser el Héroe Nacional cubano es una de las figuras cimeras de las letras en Hispanoamérica.
La Sociedad Cultural que lleva el nombre del habanero ilustre desarrolla un amplio programa de divulgación del pensamiento martiano y la cultura cubana por el mundo, basado siempre en la colaboración y la solidaridad. Un ejemplo de ese proyecto constituye la presentación en agosto de 2013, en Seúl y otras ciudades de Corea del Sur, de una brigada de artistas cubanos, integrada por Buena Fe, Cesar López, Habana Compás Dance, los fotógrafos Julio Larramendi, Roberto Chile y Gabriel Dávalos.
En una ceremonia celebrada este 22 de enero en la sede de la Sociedad Cultural, el también director de la Oficina del Programa Martiano, Armando Hart, confirió la distinción Honrar, honra a la creadora del dibujo animado infantil Toqui, Ana María Salas, a la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, el espacio televisivo Mesa Redonda y los periódicos Granma y Juventud Rebelde.
Honrar, honra lo reciben quienes contribuyen de manera importante al logro de los objetivos de esa organización, mientras La Utilidad de la Virtud es el máximo reconocimiento que concede anualmente la entidad a personalidades e instituciones por su contribución a la divulgación de la vida y obra de Martí y el quehacer en la defensa de los fundamentos de la nación.
El cantautor Silvio Rodríguez debió ausentarse del acto de entrega por encontrarse en una gira por barrios del país que ya consta de más de 60 conciertos en los cuales nunca deja de mencionar al Apóstol. El fundador de la Nueva Trova Cubana no solo acompaña con sus canciones a varias generaciones, sino que ha conseguido componer poemas musicales con sentida entrega a la Patria y homenaje a la historia de la nación. Esto esparce Silvio en sus presentaciones, atiborradas siempre de miles de soñadores.
La periodista Lisbet Ricardo, el Museo Municipal capitalino de Guanabacoa y el recinto ferial Expocuba también recibieron el reconocimiento Honrar honra
Al decir de Hart, el organismo que representa se honra con entregar los galardones, próximo al aniversario del natalicio de Martí (28 de enero) y en circunstancia de trascendencia histórica para la Patria, cuando el pueblo cubano aprecia los resultados de su firmeza y resistencia.
El principal conductor del espacio Mesa Redonda, Randy Alonso, señaló que la gran lección de la vida ha sido el extraordinario sentido del deber, la virtud, la utilidad y el sacrificio que tiene la inmensa mayoría del pueblo cubano.




Arte y cultura en Cuba en manos profesionales

Es la conclusión a la que se llega tras escuchar posiciones del Ministerio de Cultura durante un intercambio con delegados al XXI congreso sindical, celebrado esta semana en La Habana. Fernando Rojas, viceministro de Cultura, ha sido enfático en ese asunto: «hemos sido claros en que seremos cada vez más rigurosos para aceptar el ingreso al sector, y en que los requisitos para el ingreso de las personas que no proceden de la enseñanza, que se han estado incumpliendo, los vamos a hacer cumplir con más rigor». El asunto es complejo porque aún hay dirigentes sindicales con lagunas de conocimiento respecto a lo que hacer y lo que no. El sector artístico afronta presiones para abrirse más a la contratación de personas con supuesta vocación pero sin aval académico, en tanto el Ministerio de cultura, basado en los principios de la política cultural de los últimos 60 años, es reacio a aceptarlo, convencido de que graduarse de las escuelas de arte es el mejor modo de brindar calidad al público.

De acuerdo con Rojas, la mayor preocupación del Ministerio de cultura está asociada con las artes escénicas, donde más del 60 por ciento de sus artistas no son graduados del sistema de enseñanza. «Hay cuestiones relacionadas con la enseñanza, que estamos analizando con las autoridades competentes, pero pensamos que el ingreso al sector tiene que ser mucho más riguroso y selectivo cuando no procede de la enseñanza artística», precisó Rojas. La preocupación la genera también el poco rigor asociado a mucha cartelera cultural, tanto a la dirigida al turismo como a la que alcanza al resto de la población. «No son solo las instalaciones turísticas las que cometen errores al promover realizaciones mediocres, nuestras propias agrupaciones lo hacen. No se justifica que haya agrupaciones que trabajen solo para el turismo. Deben tener suficiente nivel al trabajar para el turismo y la población porque hay que ofrecer a los dos lo mejor». Fernando Rojas aseguró que están revisando todos esos temas y que el propósito no es dañar, «pero tenemos la obligación de garantizar calidad, y con profesionales, en lo que se ofrece a la población. Si no hay un ambiente de control del ingreso al sector, prolifera la mediocridad». Por esas razones parece evidente la disposición del Ministerio de Cultura de poner todo el rigor hasta hacer cumplir con efectividad la política cultural de que el arte sea defendido por artistas profesionales.




Mario Casas: ninguno de mis papeles se acerca al de Ángel en «El practicante»

En sus últimos trabajos el español Mario Casas se ha metido en la piel de personajes muy oscuros y que van al límite, pero el actor reconoce a EFE que «ninguno se acerca al de Ángel», el psicópata protagonista de la nueva película original de Netflix, «El practicante», que se estrena este miércoles. «Ángel está totalmente podrido por dentro. Es un tío frío, seco, resentido, no tiene emociones, no tiene sentimientos. Es un psicópata de manual y este tipo de gente no tiene ningún tipo de miramientos. Lo único que les interesa es su propio bien y pueden hacer cualquier cosa para conseguirlo. No tienen empatía, son gente muy manipuladora», explica Casas a EFE sobre su personaje. Sin embargo, confiesa que en cuanto recibió el guion le entendió muy bien: «A diferencia de otros papeles, con Ángel tuve una conexión muy fuerte. Lo entendí muy rápido y el cambio físico también me ayudó mucho». Ángel trabaja como técnico en emergencias sanitarias. Tras sufrir un grave accidente en la ambulancia mientras está de servicio y quedarse en silla de ruedas, su vida junto a su pareja Vane (Déborah François) empieza a desmoronarse. Obsesionado con la idea de que ella le es infiel, convertirá su vida en un infierno. «No es un papel fácil de interpretar, necesita mucho trabajo detrás para que todo sea lo más fiel posible», confiesa el actor (La Coruña, Galicia, 1986). Por ello, además de volver a realizar un cambio físico (tuvo que adelgazar y le cortaban el pelo cada día para mantener las entradas que tiene el personaje) y mental drástico, el actor trabajó el guion con una psiquiatra para que le explicara cómo son los patrones de conducta que tienen los psicópatas y su manera de comportarse. A esas dificultades se unió el trabajo con la silla de ruedas, que «tampoco fue sencillo». «Tuve que ir al Hospital de Parapléjicos de Toledo y después al Instituto Guttmann (Barcelona) donde conocí a un chaval que meses atrás había sufrido más o menos la misma lesión que mi personaje, y me ayudó con el tema de manejar la silla, a ir al baño, meterme y salir de la cama», apunta. Agradece la ayuda que le aportaron todos los especialistas, ya que sin ellos no habría podido «construir el personaje de una manera tan real y contarlo desde el máximo respeto», asegura. Y para lograr ese realismo, Casas es un actor que se adscribe al «método» a la hora de trabajar a sus personajes. Cada personaje sigue dentro del actor incluso cuando no está rodando, algo que llegó a preocupar a sus familiares y amigos. «Me sumergí tanto en el papel que el momento vital que vive el personaje en esos meses en la película creo que lo viví yo también como persona. Pensaron que me estaba volviendo loco», cuenta entre risas sobre su experiencia en una película dirigida por Carles Torras («Callback») y con guion del realizador junto con Héctor H. Vicens («El cadáver de Anna Fritz») y David Desola (nominado al Premio Goya y al Premio Gaudí por «El hoyo»). Un trabajo que se alinea con el de sus últimas películas («Bajo la piel del lobo», «El fotógrafo de Mauthausen» o «Adiós»), en las que se ha implicado a fondo y que muestran un giro en una carrera que ha contado con el apoyo del público pero no con una nominación al Goya. Y la espera «se hace larga», reconoce. Esta vez sí que la espera, asegura entre risas. Pero lo que realmente le gustaría es poder ir a los premios. «Ya no solo por mi trabajo, sino el acompañar a la película, el arropar a mis compañeros y al equipo de trabajo, que al final son los que hacen que una película salga a delante», aclara. Y más allá de premios, lo que le preocupa a Casas es poder «seguir teniendo trabajo y contar historias maravillosas».




FIC Gibara: ¡nunca inactivos!

Muchos festivales tuvieron que reinventarse producto de la COVID-19. Y el Festival Internacional de Cine de Gibara no fue la excepción. De hecho, desde mayo, y con el objetivo de mantener vivo el espíritu del evento, sus organizadores anunciaron un concurso para contar historias sobre y desde la cuarentena que aún persiste. De tal manera emergió inAcción! Muestra Online de Microcine en Aislamiento, la cual se realizará los venideros 25 y 26 de septiembre mediante las cuentas oficiales de FIC Gibara en las redes sociales Facebook, Instagram y YouTube. Según el sitio web oficial del Festival, y tras recibir 86 obras de 19 países, el comité organizador del evento que desafortunadamente no pudo llegar este año a la Villa Blanca de los Cangrejos seleccionó 23 que se programarán durante los dos días de la Muestra, siempre a las 3:00 p.m., a través de Facebook Live. Los títulos seleccionados son: • 717 KM/ Dir. Camila Rodríguez y Gabriel López/ Colombia • A primera ceia/ Dir. Amina Muñiz y Eduardo Roedel/ Brasil • Autoindulgencia permitida/ Dir. Pablo A. Tonatiuh/ México • Confinamiento/ Dir. Jimmy Ochoa/ Cuba • COVID ornot COVID/ Dir. Maximiliano Bort/ Argentina • Crónica 25/ Dir. María Laura y Rodrigo Vázquez/ Argentina • Dimensiones/ Dir. Alessio del Pozo/ Perú • El tiempo de Claudio/ Dir. Víctor Augusto Mendívil / Perú • En tu voz/ Dir. Karina D’avola y Damián Barrera / Argentina • Fragmentos de una pandemia/ Dir. Pepe Cahuas/ Perú • Germina/ Dir. Manuel Cavallini/ Perú • Homecoming/ Dir. Laura Pérez/ España • Juliette et la bicyclette/ Dir. Vladimir Cruz/ Cuba • La espera/ Dir. AriannaCarli/ México • La memoria es una zapatera jorobada en la ventana/ Dir. Azalea Ortiz y Saeed Pazeshki/ México y Colombia • Llanthu/ Dir. Manuel Cavallini/ Perú • Lockdown/ Dir. Leonardo Scavone/ Brasil • Lockdown love/ Dir. Eva van Heijnigen/ Holanda • Los alimentantes/ Dir. Adriano Toledo, Claudia Cepero y Lilliam Chacón/ Cuba • Neurosis/ Dir. Diego Guerra/ Alemania • Para bien/ Dir. Camila Peula, Milena Aguayo, Guillermo Larán y William Green/ Paraguay • Praná Já/ Dir. Alejandro Hernández y Argel Ernesto González/ Cuba • Sedatephonia/ Dir. Fabiana López/ Cuba Además, inAcción! Muestra Online de Microcine en Aislamiento se convertirá en un escenario virtual para el estreno de la serie Todos los caminos conducen al cine, en la que los cineastas cubanos entrevistan a músicos, artistas visuales, escritores y dramaturgos acerca de las conexiones entre sus obras y el séptimo arte. Esto ocurrirá el próximo día 25, a las 12 del mediodía, por el canal oficial en YouTube de FIC Gibara. Asimismo, como ya es habitual en este evento multicultural, la música será parte también de dicha Muestra, con los intérpretes Kelvis Ochoa y Haydée Milanés como protagonistas de respectivos conciertos que se transmitirán por Facebook Live, a las 4:00 p.m., en ambas jornadas. FIC Gibara agradece al ICAIC, Four Wives, Bonus Track, Wajiros Film, Havana Club y Ponme Saldo por el apoyo para desarrollar esta Muestra.




Israel Rojas, las redes sociales y el vaso siempre lleno

Ya a las siete de la noche La Habana comienza a dormir temprano. Al menos está más sola, con menos carros y personas deambulando. La COVID-19 obliga; sin embargo, cada martes, Israel Rojas, líder del Grupo Buena Fe, no deja de conversar con los seguidores de la agrupación a través de una directa, que este 15 de septiembre fue pura reflexión personal, ideas de un creador sobre un fenómeno creciente: las redes sociales.

Desde el balcón de su casa (alejado del tradicional complejo gastronómico-cultural La Fela, sede de las peñas virtuales) el guantanamero adelantó que está aprovechando estos días de aislamiento y de cero conciertos para leer mucho, y comentó que ya tiene escrito par de canciones para un próximo albúm “que ojalá les resulte interesante”.

Animados por casi 400 internautas conectados en la transmisión online, Rojas hilvanó ideas, que lejos de hacer unas versión periodística, hoy las compartimos, tal y como las dijo y que usted puede también escuchar o ver en el video que acompaña a este trabajo.

Así conversó Buena Fe, así habló Israel Rojas.

“He estado reflexionando estos días cuando miro las redes sociales de cómo por desgracia hay gente que saca a pasear por aquí sus dolores, su soberbia, y por qué no, también sus ignorancias. Eso es como si le dieran alimento a un monstruo de mil cabezas que se encarga de amplificar las miserias de los seres humanos, las cosas feas que pasan entre nosotros, los malos entendidos, los desaguisados. Como si no fuese suficiente estar en pandemia, en estar aislados, parece que las redes se usan como un circo romano que entretiene.

“Sin embargo, hace solo unos días fue el cumpleaños de Mario Benedetti, léanlo, disfruten su poesía. Si tiene internet gaste sus megas tratando de aprender cosas y no le dedique tiempo a lo que nos separa, a lo que no es productivo, a lo que nos hace daño. Es una sugerencia. No le dedique tiempo a lo que usted cree que le entretiene y en el fondo le hace tantísimo daño.

“Hay gente que no ve noticiero, no lee y se mal informa solo a través de las redes sociales porque a veces considera noticias de primer orden cosas que no son nutritivas ni van a aportar mucho al corazón de la gente.

¿Por qué le dedicamos tanto tiempo a eso y nos resulta tan morboso hacernos daño entre nosotros mismos?

“Vemos como personas que no son especialistas de una temática salen a dar criterios como si lo fueran, a imponer una agenda y salen de su zona de dominio. Sin embargo, eso es comida para otros. Es como un pez pequeño que le da alimento a un pez más grande, cada vez más grande.

“No hagamos eso. Respetémonos como creadores, como artistas, como seres humanos. Compartamos nuestras cosas positivas, buenas, seamos cuidadosos y entendamos que no siempre tenemos la razón. Asumamos nuestra responsabilidad cuando somos figuras públicas para hacer el bien a los demás.

“Entendamos que una acción irresponsable puede conllevar a que otros comentan esa misma acción irresponsable. No es mucho pedir, es solo tener un poquito de humildad y entender que no somos perfectos, que no somos infalibles, que nos equivocamos.

“Compartamos en las redes sociales nuestros aciertos y sobre todo convoquemos a los demás a ser mejores personas. Hay gente que se ceba con la ofensa, el disparate, el irrespeto. Hay quien dolorosamente está esperando que la gente se haga daño en las redes sociales para pasarla bien a costa de otro. Eso me entristece profundamente.

“Muchas veces me parece horrible lo que los seres humanos nos hacemos entre nosotros mismos en las redes sociales. Y seguimos entonces ahondando en las diferencias cuando hay tantas cosas que nos unen y pudieran hacernos mejores en todos los sentidos.

“Es cierto que mi proyecto se llama Buena Fe y siempre lo veo desde la perspectiva optimista. Entre un vaso que está por la mitad, yo siempre trato de verlo lleno. Y aún cuando sé que no está lleno hago lo posible porque la otra parte que falta complementarla con la dulzura,la alegría, el cariño, las cosas positivas, el conocimiento, las cosas buenas.

“Esta semana, como les dije, ha sido el aniversario de Benedetti y el profesor Carlos Lazo y yo en una ventanita en Youtube que se llama Soñando puentes de amor hablamos de poesía. El canal no tiene muchas vistas a pesar de que hablamos que la poesía nos ha cambiado la vida y se ha convertido en acompañamiento de vida.

“Usemos las redes sociales para compartir la vida con los demás, para ser constructivos, para echar pa´lante. Hay tantas cosas que aprender, que leer. Hay muchas historias de vida y gente que usted no conoce y ha hecho muchas cosas hermosísimas por los demás. Héroes de su tiempo y que no lo ve ahora en Youtube, pero lo ve después en una película de Netflix.

“He visto también artistas urbanos que la música es una convocatoria a la droga, a la violencia y sus canales y videos tienen millones de vistas. Me pregunto hasta qué punto la humanidad va a llegar. Es como si la rabia social tuviera ahí un escape. Y me lo trato de explicar, aunque en esa ola no surfeo. No me puedo expresar en esos códigos.

“Y yo me pongo a pensar en mis hijas (tengo tres, incluido un varón), en mis sobrinos, en la responsabilidad social que uno tiene como creador y si se pone a lanzar al viento tantas ideas que pueden ser tan despoetizantes es como convertirse en una Covid cultural que se pega, se pega y si no nos mata, nos deja secuelas.

“Tranquilos. Nunca Buena Fe haría eso.

“Músico que me escuchas, aprovecha este tiempo y estudia, lee, invierte en ti, en lo que eres. Profundiza tu alma y busca más calado a tu corazón y a tus sentimientos. Encuentra nuevos motivos para hacer canciones, para defender tu arte, para practicar tu instrumento. Solo así cuando pase todo esto seremos mejores y la gente te lo va a agradecer”.

(Tomado de Trabajadores)




Critican campaña mediática de Estados Unidos contra artistas cubanos

El ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, criticó hoy una campaña mediática desde Estados Unidos en contra del músico Alexánder Abreu y otros artistas e intelectuales del país.

Todo mi apoyo y solidaridad con el gran músico Alexánder Abreu, víctima de una sucia campaña mediática de manipulación y de odio contra intelectuales y artistas cubanos, concebida, dirigida y muy bien pagada desde los Estados Unidos.

Hagamos que prevalezcan la verdad y el amor, convidó el funcionario en su perfil de Twitter.

Todo mi apoyo y solidaridad con el gran músico Alexánder Abreu, víctima de una sucia campaña mediática de manipulación y de odio contra intelectuales y artistas cubanos, concebida, dirigida y muy bien pagada desde los Estados Unidos. Hagamos que prevalezcan la verdad y el amor. pic.twitter.com/4yLTKYWWMo

— Alpidio Alonso Grau (@AlpidioAlonsoG) September 16, 2020

Abreu comentó en Facebook, mediante el perfil de su agrupación Havana D’Primera, que ha recibido mil sms (servicio de mensajes corto) en su teléfono donde le dicen desde Gorila hasta las peores ofensas que existen como si él fuera un criminal de guerra.

Lo único que quiero decir es que a todos los que escriben con tanto odio les tengo un corazón lleno de amor y música, aseveró el artista.

Al mismo tiempo, el músico dijo sentirse agradecido por el amor que contrarresta las energías negativas.

Tengo el corazón abierto para cada uno de los cubanos que existen por el mundo.

El que me conoce sabe que por más que traten de ofenderme más se ablanda mi alma, aseguró el compositor de Me dicen Cuba, una canción que dedicó especialmente a su pueblo y que se ha hecho muy popular dentro y fuera de la isla.

La difusión del tema parece molestar a un sector dentro de Estados Unidos que suele expresar odio hacia artistas e intelectuales cubanos y, para ello, recurre frecuentemente a la mentira y la manipulación mediática.

Además, en los últimos tiempos, se han exacerbado dentro de Estados Unidos las manifestaciones de racismo con el incremento de hechos violentos de segregación.

(Con información de PL)